lunes. 04.03.2024

El impacto económico de la crisis del coronavirus ha comenzado a cobrarse sus primeras víctimas entre las grandes empresas de la región. Las plantas de Bridgestone en Puente San Miguel (Reocín) y la de Nissan en Los Corrales de Buelna han presentado ya Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTES). Y es que según ha advertido el consejero de Industria, Francisco Martín, aunque las grandes empresas de Cantabria "han aguantado muy bien" esta primera semana, lo previsible es que "la semana que viene comiencen a presentarse poco a poco expedientes", principalmente por problemas de stockaje, problemas asociados a la afección de la plantilla por el coronavirus o por falta de suministro.

Así, por un lado, la dirección de la multinacional Bridgestone y los sindicatos UGT, CCOO, BUB y SITB-USO han pactado la aplicación de un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) como consecuencia del Covid-19 que afectará a sus cuatro plantas en España, Puente San Miguel, Burgos, Basauri y Usánsolo (Vizcaya).

El acuerdo establece que las cuatro fábricas cerrarán durante tres días para reforzar las medidas preventivas necesarias junto a los delegados de prevención de cada planta y a continuación se producirá al mínimo para asegurar el suministro en base a la demanda de los productos concretos. También se fija que no se verán afectada la generación de vacaciones ni se verán reducidas, y los contratos temporales que venzan durante el periodo de ERTE y los contratos de interinidad se mantendrán hasta su finalización, además de que del expediente se excluyen los jubilados parciales.

El acuerdo también contempla que no se perderá la aportación al fondo de pensiones, que la empresa se encargará de la gestión de la prestación y adelantará la prestación por desempleo, y que abonará un complemento al 85 % de los conceptos fijos y una prima media limitada al 20 % incluidas las pagas extraordinarias.

Este pacto entre empresa y sindicatos se ha alcanzado ayer en una reunión en Burgos con el visto bueno de 12 de los 13 miembros de la comisión negociadora del ERTE. En el texto se destaca que este pacto ha sido posible porque "recoge
gran parte de las pretensiones sindicales", que no se contemplarían en la tramitación del expediente por parte de la empresa si no se hubiese alcanzado un acuerdo.

Asimismo, se resalta que con este acuerdo "conseguimos mejorar sustancialmente las condiciones laborales de los trabajadores, tanto en lo referido a materia de prevención y seguridad como en los aspectos económicos, además de conseguir revertir el despido de trabajadores cuyos contratos iban a ser finiquitados.

Nissan en Los Corrales

Por su parte, la dirección de Nissan Motor Ibérica ha decidido parar temporalmente la actividad industrial en su planta de Los Corrales de Buelna por lo que ha presentado un expediente de regula ción temporal de empleo (ERTE) por fuerza mayor, para garantizar la salud de sus empleados y ante las restricciones de movilidad y la falta de suministros provocadas por el COVID-19, que impiden el desarrollo ordinario de la actividad.Este ERTE se suma al presentado por la compañía para los centros de Zona Franca, Montcada i Reixac y Sant Andreu de la Barca (Barcelona).

La compañía asegura que esta medida excepcional se ha consensuado con la representación de los trabajadores e incluye al conjunto de la plantilla (aproximadamente 550 empleados), pero se aplicará únicamente a aquellas personas que deban interrumpir su actividad laboral por los efectos del COVID-19.

La dirección de la compañía ha acordado con la parte social complementar la prestación de desempleo del ERTE hasta el 85% del sueldo de cada empleado, manteniendo pagas extraordinarias y vacaciones. Seguirán trabajando aquellas personas cuyos puestos de trabajo les permita hacer teletrabajo y desarrollar su actividad a distancia desde casa.

El ERTE estará en vigor mientras permanezcan las causas de fuerza mayor motivadas por el actual estado de alarma. La compañía añade que la reanudación de la actividad se comunicará a los trabajadores de con la suficiente antelación, y la dirección realizará un seguimiento constante de la situación y continuará en contacto en todo momento con el comité de empresa.

ERTES EN BRIDGESTONE Y NISSAN, PRIMERAS GRANDES EMPRESAS AFECTADAS POR EL CORONAVIRUS