martes. 28.05.2024

Cantabria ha pedido hoy al Ministerio para la Transición Ecología y el Reto Demográfico (MITECO) que saque el lobo del Listado de Especies Silvestres en Régimen de Especial Protección (LESPRE) porque “no existen argumentos técnicos ni científicos ni culturales que justifiquen su hiperprotección”.

Así se lo ha transmitido el consejero de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca y Alimentación, Pablo Palencia, al secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, en la reunión que ambos han mantenido en la sede del Ministerio en Madrid, encuentro en el que el consejero cántabro ha trasladado la postura que ayer defendió la presidenta de Cantabria, María José Sáenz de Buruaga, en su intervención en el Pleno del Comité de las Regiones en Bruselas.

Si Buruaga reclamó ayer a las instituciones comunitarias una revisión urgente de la normativa europea para rebajar el estatus de protección y ayuda ante los “abusos” del Gobierno de España, hoy, en el plano nacional, Palencia ha expuesto a Morán las razones de Cantabria para solicitar la salida del lobo del LESPRE.

En primer lugar, se ha referido al “crecimiento exponencial” de esta especie en la comunidad autónoma desde que el Gobierno de España decidió incorporarlo a este listado. El consejero ha explicado que los ataques de lobo se han incrementado desde entonces un 113% -siete animales mueren al día en Cantabria- y su presencia se ha extendido en zonas que anteriormente no frecuentaba, información que obra, “en tiempo y forma”, en poder del MITECO, tal y como ha reconocido el propio Hugo Morán.

También ha mostrado su preocupación por el “cambio de comportamiento” de este cánido, “atacando animales de día, apareciendo en las calles de los pueblos, perdiendo el medio al hombre e, incluso, atacando a ganaderos”, como ocurrió la semana pasada en Asturias.

Para Pablo Palencia, este cambio en el ‘modus operandi’ puede generar “situaciones de riesgo muy graves para la población”, si no se interviene de inmediato. Por ello, ha insistido en la necesidad de que el Ministerio autorice “extracciones puntuales” para mantener los censos en niveles que permitan el equilibrio entre la conservación de la biodiversidad, el desarrollo de la ganadería extensiva como actividad tradicional de las zonas rurales de Cantabria y la seguridad ciudadana, tal y como ocurría con el anterior Plan del Lobo.

“Ni el Gobierno cántabro ni los ganaderos pretendemos el exterminio del lobo, pero sí pedimos que nos dejen controlar la especie para que se garantice ese necesario equilibrio”, ha enfatizado el consejero

Finalmente, ha reiterado al secretario de Estado de Medio Ambiente la voluntad de colaboración del Ejecutivo cántabro para alcanzar un acuerdo “desde la lealtad y el sentido común”, la misma colaboración que existe actualmente con la Fundación Biodiversidad -dependiente del Ministerio- en numerosos proyectos vinculados a la ganadería extensiva y al desarrollo rural.

El consejero ha asistido a la reunión acompañado por el director general de Montes y Biodiversidad, José Causí, y el jefe del Servicio de Conservación de la Naturaleza, Antonio Lucio.

“No existen argumentos técnicos, ni científicos, ni culturales que justifiquen la...